Entrevista a LES editorial.

Vale, antes de  comenzar con el post en sí, hay que matizar un par de cosas. Hace poco ya hablé de Les editorial y que vuelva a hacerlo ahora no atiende a ninguna preferencia, sencillamente vi que su editora es de Murcia y aproveché la cercanía para entrevistarla. La otra cosa es que lo de arriba es un pequeño clickbait. No entrevisté a todo el equipo, solo a Bárbara Guirao, su editora. Es decir, no todo lo expresado debe tomarse como declaración de la editorial. Dicho eso hay dos versiones de esta entrevista: la primera es una versión más condensada y subjetiva con un formato indirecto (cosas de la carrera) y después adjuntaré la transcripción íntegra de nuestra conversación de manera más típica en forma pregunta/respuesta.

LES editorial: La ficción como Cambio Social.

36a162df-0802-4e8e-a183-d7e7a8f3b542

Bárbara Guirao es editora de LES Editorial: libros para mujeres LGTB

El día que repartieron el sentido de la orientación me pilló en el servicio. Por eso, a pesar de haber mirado varias veces Google Maps y de llegar con tiempo de sobra, me cuesta encontrar la casa de Bárbara. En una zona de Murcia como cualquier otra. Una de esas calles en las que nunca pasa nada y desde las que surgen los grandes cambios. Esos que suceden sin que los notemos. Cambios que vienen de la mano de gente como Bárbara. Gente anónima que vive en un barrio cualquiera. En un piso cualquiera.

Aunque había hablado previamente con ella para fijar la entrevista, desvirtualizar a alguien siempre es un proceso un poco incómodo.

Mi primera impresión es que se trata de una mujer tímida; reacia a salir en fotografías. Su despacho es una sala atestada de libros, con muestras de papel, galeradas y portadas de prueba por todas partes. Testigos de su trabajo como editora, al igual que los grandes manuales que se ven en las estanterías. Manuales de programas de edición y tomos de leyes se mezclan con los libros de ficción y ensayo en su biblioteca. Aún así, su despacho es luminoso y transmite una sensación de tranquilidad. Todos los elementos de su trabajo diario están ordenados y se nota una mente organizada detrás de la disposición de la habitación.

Mi primera impresión es la de una mujer introvertida, pero las primeras impresiones suelen fallar. Según Bárbara me muestra los elementos de su trabajo y me habla de su rutina, veo que es bastante sociable: con una conversación fácil e inteligente y una carcajada siempre a mano. Es esa conversación animada y ese humor los que hacen de la entrevista el hilo conductor. Esa misma pasión la que hace que aparente ser mucho más joven de lo que es. Tiene una estatura normal, una complexión delgada y una ligera chispa en los ojos que le dan un aire de treintañera.

Pero ya me he dejado engañar una vez por la primera impresión. Puede que parezca joven pero lleva mucho recorrido a sus espaldas: Estudió Imagen y sonido y se formó en Madrid donde más tarde trabajaría antes de volver. En su regreso a Murcia trabajó en la televisión local de La Verdad. Mientras estaba en Madrid realizó varios cursos de corrección y trabajó para una editorial como correctora. Tras el cierre de la televisión de La Verdad decidió replantear su trabajo. Había iniciado filología hispánica a distancia mientras continuaba haciendo cursos de corrección y maquetación. Además, por el camino fue viendo los problemas de representación LGTB en la literatura. Es por eso que decidió lanzarse a un proyecto como LES editorial, una editorial que tiene siete colecciones, una por cada color de la bandera arcoíris.
Así, junto a Noelia, que se encarga del diseño web y los Booktrailers , Marta Pita Dopico, escritora con mucha formación en feminismo y Thais Duthie, encargada de eventos y coordinadora de la sección de poesía, se lanzó a formar LES editorial, una propuesta ambiciosa que todavía está naciendo y en la que la única que trabaja a tiempo completo en la editorial es ella : “La editorial está empezando y todavía no puede tener un equipo grande dedicándole el cien por cien de su tiempo.”

Uno de los motivos por los que LES Editorial es una apuesta arriesgada es su amplio catálogo. Normalmente una editorial suele tener una línea en la que se centra. Puede enfocarse en fantasía, o en terror, o en novelas policíacas. Les Editorial mira hacia casi todos los géneros, desde la poesía al ensayo, de la ciencia ficción al romance. Su línea editorial no está en los géneros que aborda sino en que en todos sus libros aparece representación LGTB. Aunque paradójicamente no quieren que esa sea su seña de identidad. Bárbara afirma que aunque quieren que su línea editorial sea clara, no quieren ser leídas por ser LGTB, sino por la calidad de la obra en sí. Pero al mismo tiempo :


“que quien busque un libro LGTB sepa que en nuestro catálogo encontrará una novela con representación y, además, del género que prefiera.”


Abarcar tantos géneros implica llevar un ritmo de edición alto, pues tienen que sacar como mínimo una novela en cada una de sus colecciones. Su objetivo es editar entre 8 y 10 obras al año. Este año llevan 3 y ya tienen cerradas otras cuatro para este Otoño. Comenta que las redes fueron clave para descubrir el gran nicho de lectoras que buscaban representación. Varias de sus obras como son Girl, Girl, Girl de Ros Serra o Cuarta fase de Andrea Mira estaban publicadas en plataformas Online como Wattpad. Y es que las redes ayudan mucho en su trabajo ya que las colaboradoras y autoras de la editorial están diseminadas por toda España y este Otoño publicarán a una autora chilena.

A primera vista puede parecer que este frenético ritmo de publicación y el que hayan publicado obras que estaban Online significa que publican cualquier cosa. Nada más lejos de la realidad. Me cuenta que han encontrado un nicho más grande de lo que creían. Hay muchas lectoras interesadas por la literatura lésbica, pero además hay muchas autoras escribiendo esta literatura. Se le nota apenada cuando reconoce que los manuscritos llevan un poco de retraso y que tienen que hacer una criba muy grande y, en ocasiones, muy subjetiva.

Quiere asegurar un buen nivel de calidad y eso implica que las obras tengan que pasar por filtros que a menudo dependen de sus gustos y perspectivas. Eso supone dejar muchas obras fuera para poder dedicarle tiempo a las obras aceptadas y hacer revisiones, pruebas, maquetación y toda la miríada de pequeñas cosas que hacen que un libro tenga el nivel necesario para salir al mercado.

Los lectores a menudo pensamos que el trabajo de un editor es simplemente darle al botón de imprimir y, por curiosidad, le pregunto un poco sobre los entresijos del mundo editorial. Hay mucho trabajo que no vemos y afirma que “es mucho menos glamuroso de lo que cree la gente”. Hay muchas pequeñas cosas en las que ella no había reparado, desde cómo pedir un número ISBN a crear un código de barras.


“He contado con la grandísima ayuda de Mili Hernández de Berkana, la primera librería LGTB que hubo en Madrid, y un estandarte para el colectivo. Ella me ayudó mucho.”


Según el gremio de editores se crean unas 300 editoriales al año. Cuando le pregunto cómo se destaca en ese mar de pequeñas editoriales me comenta riendo que más que destacar hay que sobrevivir, encontrar un nicho y especializarse, porque no se puede competir con las grandes editoriales, aunque a cambio afirma consiguen más cercanía: “ las lectoras son muy agradecidas y están esperando nuevos títulos. Nuestras autoras tienen muchas seguidoras y se ha creado un vínculo casi emocional.”
Sus obras están teniendo una buena acogida y cubren un enfoque muy específico pero también muy necesario. Hablamos un poco de visibilidad y los estereotipos que rodean a la comunidad LGTB. Opina que la representación en ficción es un asunto básico. Una persona heterosexual se verá reflejada en un 90% de las obras de ficción, más si es blanca. En cambio hay muy pocas obras en las que aparezcan personajes LGTB y , cuando lo hacen, toda su trama suele girar en torno a su orientación. Historias sobre cómo salen del armario, personajes gays que siempre son los primeros en morir o amores imposibles.


“Un personaje, como en la vida real, no es el gay o la lesbiana, es médico, pediatra, policía, le pasan cosas y tienen problemas que están más allá de su orientación sexual. Y esa normalización es buena también para el entorno.”


En ese aspecto me comenta que hay mucha gente esperando verse en las obras, pero que también juegan un gran papel al normalizar el colectivo y evitar que se les vea como a los otros, como a extraños. Con las elecciones a apenas una semana de distancia, no podía evitar comentar el tema. La situación es paradójica ya que por un lado las movilizaciones del 8-M llevan unos años batiendo récords, y en muchos círculos, especialmente en los que nos movemos los jóvenes, cada vez está más normalizada la variedad en la orientación sexual. Al mismo tiempo que vemos estos avances, hay sectores de la ultraderecha abiertamente machistas y en contra de las personas LGTB que están cogiendo impulso. Le pregunto si cree que esta situación puede afectar al futuro de la editorial. Me sorprende su respuesta, un tajante NO.

No me esperaba esa respuesta, pero al instante la justifica. Comenta, con tono bromista, que la situación es horrible, pero que sabe que las lectoras de su editorial no votan a ese tipo de partidos y que aunque cree que conseguirán más representación de la que le gustaría, no será la suficiente como para tocar leyes que afecten directamente al mundo editorial. Aún así le apena que se esté dando una polarización tan grande, pero mantiene la fe en que si se diera un escenario tan malo, no duraría mucho. Asegura que la gente tomaría las calles, antes de que eso ocurriera.

Si ese es el peor escenario que puede imaginar, el mejor es uno en el que no haga falta visibilizar ni normalizar, en el que haya representación y no sea necesario un esfuerzo. Confirma riendo mi pregunta:

“Claro , ojalá morir de éxito”

Ese sería el mejor escenario a nivel editorial: que dejara de ser necesario su esfuerzo por la visibilidad. Pero también me interesa cual es el mejor escenario para ella, como persona:


“Fíjate, me valdría con que desaparecieran esos partidos, más que nada porque se les está dando demasiada voz en los medios, y gente que por ignorancia, espero que sea ignorancia, se quedan con cosillas verdaderamente populistas. Me gustaría que desaparecieran, que la gente se informe de verdad.”


Personalmente espero que el futuro que Bárbara dibuja sea cierto, que la visibilidad no sea un esfuerzo sino algo que se dé por hecho, que no haya que reclamar derechos porque ya estén todos conquistados, en el que haya menos odio y más respeto. En el que que no tengamos que movilizarnos con miedo, sino con ilusión.

Mientras tanto me despido de Bárbara con una sonrisa y bajo las escaleras de su edificio. Al orientarme para volver a casa miro hacia arriba, a esa ventana como cualquier otra, en un barrio normal. En un edificio normal.
Uno de esos sitios desde los que se cambia el mundo.

les editorial
Logo de LES editorial

 

Transcripción completa

– Yo: Antes de comenzar, eres Bárbara Guirao Carreño, de LES editorial. He visto que antes te dedicabas al audiovisual, ¿que historia tenías en el audiovisual para dar un salto de sector y lanzarte a editar libros?
– Bárbara: Yo me formé para el audiovisual, hice imagen y sonido antes de que le cambiaran el nombre a comunicación audiovisual. Me fui a Madrid a estudiar, estuve trabajando en el departamento de vídeo de la UNED, luego volví a Murcia estuve trabajando en la televisión del periódico de la Verdad (canal 6) hasta que cerraron, y como en Madrid había hecho varios cursos de corrección porque me llamaba mucho el mundo de la lengua, y estuve trabajando allí (en Madrid) una temporada como correctora en una editorial jurídica. Tras eso me volví de nuevo a Murcia, me volvió a salir trabajo en la televisión local (la verdad tv) hasta que cerró. Estuve un tiempo reflexionando, había comenzado el grado de filología hispánica en la UNED, aproveché que cobraba el paro y estaba estudiando la carrera para volver a meterme en cursos de corrección y maquetación y una cosa llevo a otra y decidí meterme en el mundo editorial.
– Yo: sí, vi la justificación de porqué montasteis la editorial en vuestra carta de presentación. Hablando de eso, has comentado que fuiste a Madrid, volviste a Murcia, de nuevo a Madrid. Pero la editorial la formáis cuatro mujeres de varias partes de España, ¿ como os conocisteis?:
– Bárbara: Una de las chicas es de Murcia y la conocí hace muchos años en un curso de multimedia, bastante fortuito, ella(Noelia) venía también del mundo audiovisual y es quien hizo la página web, quien hace los booktrailers y junto conmigo parte del diseño, aunque no es su principal trabajo. La editorial está empezando y todavía no puede tener un equipo grande dedicándole el cien por cien de su tiempo. Luego las otras dos, una es gallega, es Marta Pita Dopico, la conocí por redes sociales, vi que tenía buen nivel y escribía en reino de series y lesbicanarias. Tenía mucha formación en temas de feminismo y había hecho un máster de género y yo aunque estoy implicada en temas de feminismo y género no lo controlo al nivel de tener una formación oficial que permita editar un libro de manera correcta y quería contar con alguien experta en el tema. De hecho es ella la que coordina las colecciones de ensayo y feminismo. Luego Thais Duthie lleva el tema de las presentaciones y eventos y a partir de ahora coordinará la colección de poesía. La conocí a través de unas autoras y tiene mucha noción sobre el mercado editorial.
– Yo: En ese aspecto ¿lo hace todo más difícil la distancia o las redes han terminado con esos problemas?
–Bárbara: No, si estuviéramos todas aquí nos podríamos ver físicamente, a una ni siquiera la he visto en persona aún (ríe), ahora es todo Online, trabajamos con dos imprentas, una de Málaga y otra de Pamplona, nuestro comercial es de Madrid, nuestras autoras una es de Murcia, otra de Albacete, de Galicia, Barcelona, Granada y este Otoño publicaremos a una autora Chilena. Con el email y las redes ya no hay problemas para llevarlo todo, aunque se agradecería por el contacto pero no es indispensable.
-Yo: En cuanto a vuestra colección, tenéis 7 colecciones (una por cada color de la bandera LGTB) , abarcáis mucho, casi todos los géneros, y cuando vi por primera vez el catálogo, ¿no os parece expandirse mucho, no pensasteis en sacar menos colecciones o desde el principio queríais cubrir todos los géneros?
Bárbara: una de las cosas que teníamos claras, es que obviamente, queríamos enfocarnos a libros para mujeres LGTB, queríamos que fuera claro en eso aunque obviamente lo puede leer cualquiera, de hecho no nos centramos en ese hecho, pero hay demanda de mujeres LGTB que quieren verse representadas. En editoriales que no son tan especializadas, todo se engloba en la etiqueta de “literatura lésbica” , nosotras queríamos que pueda haber de todos los géneros con LGTB en lugar de encasillar todas las obras con ese contenido sin tener en cuenta su temática bajo una etiqueta. Hay otras editoriales que editan LGTB, por ejemplo una editorial fantástica que también edita LGTB, cerbero, ménades, amor de madre. Pero estaban como desperdigados, nosotras vimos que había autoras que escribían de todos esos géneros, y lo hacían muy bien. Pues igual que está la generalista que no tiene etiquetas pues ¿porqué no encontrar representación en todos esos géneros? El nombre de nuestra editorial “les” hace referencia a que hay una relación lésbica en todas las colecciones, pero no queremos que se lea por eso, es contradictorio, pero queremos que sea fácilmente identificable, pero no queremos que se lea por por ser LGTB sino por la obra en sí. Y que quien busque un libro LGTB que sepa que en nuestro catálogo encontrará una novela con representación y además, del género que prefiera (ciencia ficción, poesía….)
–Yo: Eso implica editar mínimo, una obra por temática, muchas editoriales en un año no editan la mitad de libros ¿no os dio un poco de miedo cubrir tanto?
–Bárbara: Tenemos como objetivo editar de 8 a 10 libros al año, el año pasado fueron 9, ahora mismo llevamos 3, tenemos cuatro ya cerrados para otoño, porque autoras hay, de hecho tenemos una avalancha de manuscritos. Y tenemos que hacer una criba grande, de hecho, tropecé por ocio con wattpad y desconocía el tema de los fanfictions y de repente vi que había muchísimas obras y muchas lectoras jóvenes, había de todo, de hecho cuatros de los libros que hemos editado han salido de relatos de esa plataforma. Ahí fue cuando me di cuenta de que había, no sé si es un nicho o no, pero una necesidad de libros orientados a mujeres LGTB, especialmente en autoras y lectoras jóvenes, la media de edad en nuestras lectoras está entre 25 y 27 años.
– Yo: me llamó la atención lo de wattpad porque vi que una de vuestras obras (girl, girl, girl) de Ros Serra estaba publicada en wattpad, y Nivel 10 de Fani Álvarez estaba autopublicada ¿que diferencia hay entre su autopublicación y vuestra publicación?
–Bárbara: Autopublicarse es que la autora lo asume todo, desde corrección a maquetación, gestionar los distribuidores, pero los resultados dependen mucho del trabajo de la autora y en los resultados no está amparada debajo de ninguna editorial. La editorial en cambio asume todo eso, primero hace una criba que es bastante subjetiva aunque intentamos dar un sello de calidad que no deja de ser subjetivo pero sí que intentamos que cumpla con unos mínimos de historia, trama, estilo, intentamos que haya un filtro de calidad para que quien se encuentre con un libro nuestro piense que tendrá algo de especial. Además corregimos, maquetamos, y toda la parte más técnica: material adicional, booktrailers, carteles de publicidad y demás.
–Yo: En cuanto a la visibilidad, obviamente pensáis que es un tema importante, al fin y al cabo vuestra editorial se enfoca a ella, pero en términos lo más objetivos posibles ¿crees que es un nicho lo bastante grande?
–Bárbara: Hay más lectoras y lectores de lo que la gente se cree, especialmente entre los jóvenes, ahora mismo editoriales LGTB tanto para chicos como para chicas están: Egales, Dos bigotes, La Calle y las que no se enfocan directamente aunque cubren ese panorama. Yo , lo único que sé, no sé si es una locura o no pero LES editorial es la única que se centra en mujeres LGTB. Hay una carencia especialmente fuera de lo romántico en visibilidad lesbiana. Tradicionalmente, hay mayoría de autores, LES simplemente cubre eso, y como está funcionando, supongo que es que hacía falta.
–Yo: ¿está teniendo buena acogida?
–Bárbara: Sí, por supuesto y además las lectoras son muy agradecidas y están esperando nuevos títulos, nuestras autoras tienen muchas seguidoras y se ha creado un vínculo casi emocional, de hecho nuestros eventos se suelen hacer fuera de las librerías y hay un contacto muy directo entre autoras y lectoras.
–Yo: Al margen un poco de eso, aquí no todo es dinero, ¿por qué crees que es importante vuestro trabajo con la representación?
–Bárbara: No es que sea importante, la representación es básica. Quién  es LGTB o pertenece a algún colectivo no hegemónico sabe lo importante que es  la representación en la ficción en general, una persona heterosexual se verá en todas las series, lo mismo pasa con los hombres o con los blancos. En la mayoría de productos se ven reflejados. Pero hay muchísimas personalidades y orientaciones que directamente no están. Y eso (la representación) es bueno tanto para quien lo es, que se ve representado, pero bien representado, sin ser el malo, o el loco o el primero que muere, y para el entorno que deja de ver a esa persona como lo otro, lo extraño sino que lo ve perfectamente integrado. En series se ve mucho (afortunadamente ya menos) que cuando había un personaje gay era el que moría o su única función es la de ser gay. Toda su trama se construía en torno a su sexualidad. Y está bien que eso cambie, porque un personaje, como en la vida real, no es el gay o la lesbiana, es médico, pediatra, policía, le pasan cosas y tienen problemas que están más allá de su orientación sexual. Y esa normalización es buena también para el entorno, que de repente lo lo ve como algo normal.
– Yo: en ese aspecto ¿crees que tiene más impacto la representación en libros, o en series?
–Bárbara: por el impacto de la televisión creo que tiene mucho más impacto que aparezcan personas que lleven su orientación de manera natural para normalizar y eliminar estereotipos. Veo complicado que se adapte alguno de nuestros libros, la producción audiovisual es carísima y que una productora se quiera arriesgar a hacer una adaptación de nuestros libros me parece improbable, aunque a mí me encantaría y obras como Nivel 10 son perfectas para una adaptación.
–Yo: Cuando leí el nombre de la editorial, LES , vi que hace referencia al lenguaje inclusivo, es un tema controvertido, pensando en el libro “justicia auxiliar” de Ann Leckie, que está escrito entero en femenino, ¿os habéis planteado una publicación que use enteramente el lenguaje inclusivo?
–Bárbara: Uno de los relatos de “vamos a contar mentiras” tiene un personaje no binario y la narración se hace con la e. Las propuestas para el lenguaje inclusivo son necesarias y hay que buscarle una solución, los desdoblamientos exigen un esfuerzo considerable. Se ha probado la x, o la arroba pero no puede leerse ni pronunciarse, desde el punto de vista gramatical, la e me parece una solución viable y en mi entorno se está usando bastante. La e, dentro de que es chocante y no la uso en mi día a día, como símbolo y como alternativa hay personas que ya la están usando de manera habitual. El lenguaje al fin y al cabo está vivo, y si ahora hay una realidad que aunque existiera antes, no se nombraba o se obviaba, y hay personas que se sienten más cómodas, pues es necesario nombrarlo.
–Yo: En cuanto al tema más de la industria en sí, en España cada año se crean 300 editoriales, y en total ronda las 3000. ¿como se destaca en ese mar?
–Bárbara: Más que destacar es una cuestión de sobrevivir (ríe), yo creo que el terreno de las editoriales pequeñas es especializarse, porque si no, no se puede competir con las grandes de la industria. Y se necesitan títulos al año para sobrevivir en el tiempo. Ahora mismo estamos arrancando y hasta dentro de 2 o 3 años aunque la acogida ha sido estupenda se necesitan más títulos para ser autosuficientes y dar variedad, pero también porque el nicho es más pequeño. Este año los vemos como una expansión para sentar las bases, aclarar los temas con distribución y ahora expandirnos y darnos a conocer. En ese aspecto para entrar al mercado editorial, he contado con la grandísima ayuda de Mili Hernández de la editorial Berkana, la primera librería lgtb que hubo en Madrid, y un estandarte para el colectivo. Ella me ayudó mucho para asesorarme.
–Yo: Vienes del audiovisual ¿es un salto muy grande? ¿qué industria es menos mala?
–Bárbara: Depende mucho de lo que te llame, ambas son industrias muy exigentes, a mí el sector audiovisual me gustaba pero echaba en falta la pasión. Esto en cambio me apasiona, por eso le puedo echar las horas que sea.
–Yo: Respecto a todo ese trabajo, tanto en la industria audiovisual como en la editorial hay mucho mito y se piensa que es un trabajo sencillo y casi mágico ¿como es la realidad? ¿es tan bonito como se piensa?
–Bárbara: Se ría, depende mucho de lo que se entienda por mágico, la gente se piensa que es mucho más glamuroso de lo que hay en realidad. Cuando tienes que leer cinco veces el mismo libro la magia se pierde un poco, pero es bonito el cambiar cosas, el trabajar con las autoras e intentar mejorar lo que se pueda. Esa labor es bastante creativa y el diseño y la maquetación a mí personalmente me gusta mucho, tanto por respeto a la autora como por ética profesional, a mí por ejemplo me pone frenética que se me escape una errata, que siempre se te escapa alguna.
–Yo: para terminar con las editoriales, ¿hay muchas barreras de entrada?
–Bárbara: Es un mundo muy complejo, yo me lancé y no sabía lo complejo que era, cuando empecé me hice un plan de empresa, lo prepare todo muy bien, pero al final siempre es más de lo que crees. Ahora miro hacia atrás y creo que me hubiera gustado saber muchas cosas, yo no sabía dónde se pedía el ISBN, no sabía cómo se hacía el código de barras. Son chorradas, que das por sentado pero cuando te pones a verlo llevan bastante trabajo detrás, hasta la página de créditos tiene que llevar unos componentes por ley o los contratos de edición que tuvimos que contar con un abogado especialista en ese campo para que estuviera todo bien.
–Yo: Hablando de contratos de edición, al año salen unas 300 editoriales nuevas, y tristemente, cada vez veo más editoriales pirata, tácticas de coedición abusivas y prácticas que no son ilegales pero están cerca de serlo ¿que opinas de este fenómeno?
–Bárbara: Bueno, hay editoriales de autoedición que cobran por asesorar, las de coedición que se están en un limbo extraño en el que reparten costos y beneficios entre editorial y autor, pero es tan flexible que suele ser mejor no fiarse, aunque si algún autor lo tiene claro y es transparente todo el proceso no tiene porqué no hacerlo. La nuestra es una editorial tradicional, el autor no invierte nada, corremos con todos los gastos, la distribución, la publicidad y demás. La verdad es que estando claro y habiendo leído el contrato si el autor quiere no veo porqué no, otra cosa es en los casos especialmente de autores noveles que no conocen el mundo editorial, oyen cantos de sirenas y luego en la letra pequeña hay trampa, me parece muy mal. Cuando estaba planteando formar la editorial, sopesé todas las opciones mientras me informaba, y descarté cosas como la coedición, porque el hecho de que te paguen supone que tienes que prometer cosas que, especialmente si estás empezando, no sabes si vas a poder ofrecer, eticamente si no puedes cumplir con lo que estás prometiendo es mejor no hacerlo, mejor hacer una editorial tradicional y yo me arriesgo y si sale mal, soy yo quien lo paga.
–Yo: Bueno para ir cerrando un poco, esta semana son las elecciones y estamos en un punto paradójico porque por un lado manifestaciones como el 8M han sido exitosas, parece que a nivel social se acepta más las diversas sexualidades, pero al mismo tiempo están cogiendo fuerza sectores de la población que son abiertamente xenófobos y machistas, ¿crees que ese ascenso pueda perjudicar a vuestra labor?
–Bárbara: No, el público de la editorial, quiero creer que no vota a esos partidos y no creo que tengan suficiente fuerza como para tocar leyes que de verdad nos afecten, si así fuera, sería un escenario tan malo….. que no sé que decir. Representación por desgracia creo que van a tener pero no la suficiente y tengo esperanza en que la gente vote con cabeza. Si llegan a tener suficiente representación como para alterar las leyes, te digo yo que se monta. Me cuesta creer que eso pase a los niveles que hemos llegado, creo que habrá tal avalancha de gente por las calles (yo la primera) que no veo factible que se de un escenario tan malo. Por desgracia están cogiendo fuerza esas tendencias espantosas pero creo que no lo suficiente, aunque se está polarizando mucho, van a tener más votos de los que quisiéramos pero esperamos que no los suficientes.
–Yo: Ese sería el peor panorama, pero ¿y el mejor? ¿como te gustaría que estuviera la editorial en unos años?
–Bárbara: El panorama ideal sería que no hiciera falta tener una editorial que fuera dirigida específicamente a mujeres de la comunidad LGTB, estaría superado y habría representación en todos los libros, y no tendríamos que hacer el esfuerzo de visibilizarnos porque ya estaríamos visibilizadas y sin etiquetas. Pero como hace falta porque hay personas que quieren buscar estos libros y no los van a encontrar en fnac entre toda la variedad de obras, lo van a tener difícil para encontrar uno en el que se vean.
–Yo: ¿queréis morir de éxito?
–Bárbara: se ríe, claro, ojalá morir de éxito, como todo, el día que no hagan falta asociaciones. Porque la percepción que tenemos es muy subjetiva, parece que hemos avanzado mucho pero depende del entorno en que te muevas, en otros países te pueden matar por ser LGTB, y solo por ser mujer, incluso en los países que se suponen del primer mundo la diferencia es grande y según la ciudad o pueblo que te haya tocado puedes sufrir bastante.
–Yo: ¿Y para ti a nivel personal? ¿cuál sería tu mejor escenario?
–Bárbara: a corto plazo, o medio, fíjate, me valdría con que desaparecieran esos partidos, más que nada porque se les está dando demasiada voz en los medios, y gente que por ignorancia, espero que sea ignorancia, se quedan con cosillas verdaderamente populistas, me gustaría que desaparecieran, que la gente se informe de verdad y que cada vez hagan menos falta las asociaciones específicas, o el día del orgullo.
Yo: Espero que sea verdad y logremos llegar a esos avances.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s